Skip to content

De inversión y Facturación en Startups

29 febrero, 2016
startups

Hoy me vais a permitir que me salga de lo de siempre, de un apartado legal 100%, para acudir a otro mundo que me apasiona tanto como el legal, el de las startups.

Y que en el mundo startupero español estamos demasiado acostumbrados al fenómeno “inversión” creo que no es algo que a nadie vaya a sorprender, hemos pasado de un modelo donde premiaba primero, la idea de negocio, y después su facturación y monetización, para ahora pasar a premiar el modelo de negocio y tras ello, ya no como dicho modelo va a conseguir ser económicamente rentable, ni su escalabilidad, ni si quiera si tiene un equipo equilibrado, no, todo ello ha quedado en segundo plano, ahora la manera de dar valor a una startup es por la inversión que ha conseguido levantar.

El motivo, todo deriva de la adaptación que hemos realizado del modelo emprendedor norteamericano, dicho modelo, basado igualmente en la inversión, si que tiene ciertas características de las que en muchos casos, en nuestra interpretación del mismo, hemos obviado.

El modelo americano, a pesar que también tiende a inflar la burbuja, dicho inflado deriva de un modelo de negocio, en principio rentable, o al menos, con un volumen de actividad que puede llegar a hacer rentable económicamente dicha inversión. Esto obviamente, también deriva de que allí ya sufrieron una burbuja, la de las dotcom, y eso les ha hecho revisar con mucho más cuidado las inversiones, lo cual no quita como decía antes, la posibilidad de la burbuja, que actualmente sigue creciendo.

A diferencia del modelo anglosajón, si revisamos quiénes son los principales inversores nacionales y donde derivan sus inversiones veremos una característica común en muchos de ellos, tanto inversores como algunas de las startups con más inversión levantada se caracteriza por tener un apellido de renombre o rancio abolengo que diría Cervantes. Sólo hace falta mirar alguno de los proyectos con más inversión del panorama nacional para verlo, Fiber, la nevera roja, o incluso Pepephone se caracterizan por dicha circunstancia.

Y si bien, esta característica no tiene porque ser mala per se, se traduce en una comparativa de inversiones y unas expectativas de negocio basadas en el apellido y en el dinero que puede traer asociado más que a las características propias de la startup.

Es por ello que desde mi punto de vista, y como ya también lo comentara JJ Velasco en su blog, el foco de una startup debe estar en todo menos en la inversión en contra de lo que puede parecer con el modelo establecido, toda vez que a la larga, las empresas que se van a asentar en mercado, serán aquellas que facturen, por mucha inversión que hayan tenido, así como que en muchos casos, el acudir a rondas de inversión, negociar con inversores y “sufrir por ello” hacen que el emprendedor pierda el foco, que no debería ser otro que conseguir dinero.

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: