Skip to content

De las valoraciones en Internet y la responsabilidad: O como una noticia puede generar un pequeño gran lio

7 agosto, 2014

Era allá por mediados del mes de Julio, si ya se que hace un par de semanas, pero es con con esto “Del Internet”, las noticias van tan rápido que parece que fue hace años, salía a la luz la noticia de una bloguera francesa que fue condenada por realizar a través de su blog personal una valoración de un restaurante, el cual la demandó por los daños causadospor esa reseña, ganando el pleito en primera instancia.

Tras leer el post (Traducido, que mi francés no es muy fluido), no acabo de entender el motivo de esta sanción impuesta , no deja de ser , casi en tono humorístico, la experiencia de la bloguera en el restaurante, sin poder encontrar actitud difamatoria alguna en las palabras de la bloguera. La verdad es que para poder hacer una valoración de la indemnización impuesta necesitaría ver la sentencia, la cual no he podido obtener, no obstante, vamos a ver distintas posibilidades al respecto, que han podido dar lugar a esta sentencia y que entiendo que muy probablemente será retirada en segunda instancia por la autoridad judicial francesa.

1) El juez que vio el asunto no tenía ni idea de Internet:

Y probablemente imaginara o entendiera que este tipo de valoraciones de sitios son algo raro en Internet, y por ello, entendiera que existía cierta animadversión o dolo por parte de la bloguera, y de ahí la condena. En este sentido, la crítica en Internet es algo más que frecuente, y no tan sólo de restaurantes, tan sólo debemos acudir a grandes webs como Yelp o Tripadvisor, que han conseguido nombre, réditos económicos y posicionamiento en este ámbito y donde habitualmente no suele haber inconveniente alguno.

2) ¿Significa esto que se puede decir cualquier cosa en Internet, o que no se puede decir nada?

Pues ni tanto ni tan calvo, si bien el derecho a la libertad de expresión es un derecho que tanto a  constitucional como a nivel de Tratados Internacionales está reconocido, dicho derecho tiene unos limites , en especial y en lo concerniente al caso que nos ocupa, relativos al Derecho al Honor.

Y aquí hago un breve paréntesis, porqué alguno se preguntará (Y bien planteado) ¿existe el derecho al honor con respecto a los establecimientos comerciales? Y la respuesta no puede ser más clara, SI, y no lo digo yo, sino como bien explican los amigos de Iurismatica, lo dice la más reciente Doctrina del Tribunal Supremo, en la que refleja

De esta forma, aunque el honor es un valor que debe referirse a personas físicas individualmente consideradas, el derecho a la propia estimación o al buen nombre o reputación en que consiste no es patrimonio exclusivo de las mismas ( STC 214/1991 ). A través de los fines de la persona jurídico-privada puede establecerse un ámbito de protección de su propia identidad en el sentido de protegerla para el desarrollo de sus fines y proteger las condiciones de ejercicio de la misma. La persona jurídica puede así ver lesionado su derecho mediante la divulgación de hechos concernientes a su entidad, cuando la infame o la haga desmerecer en la consideración ajena.

 

Es decir, las entidades mercantiles o personas jurídicas, tienen también reconocido el Derecho al honor.

Y en esta misma sentencia, volviendo a la pregunta principal que nos hacíamos, el alto tribunal viene a fijar cuales son los límites de dicho derecho a la libertad de expresión vinculado al dº al honor, y que van a dar lugar a indicar que es lo que se puede decir y que es lo que no:

Que a diferencia de la libertad de expresión, donde no se exige la veracidad (su protección solo exige que el objeto de crítica y opinión sean cuestiones de interés o relevancia pública y que no se utilicen para su manifestación expresiones inequívocamente injuriosas),…, Que, en todo caso, ni la información ni la opinión o crítica pueden manifestarse a través de frases y expresiones ultrajantes u ofensivas, sin relación con las ideas u opiniones que se expongan, y por tanto, innecesarias a este propósito, dado que el artículo 20.1 a) de la Constitución no reconoce un pretendido derecho al insulto.

Es decir,  cabe hacer este tipo de valoraciones en base al Derecho a la libertad de expresión e información, siempre y cuando, como indica la Sentencia “su protección solo exige que el objeto de crítica y opinión sean cuestiones de interés o relevancia pública y que no se utilicen para su manifestación expresiones inequívocamente injuriosas”, esto significa que para que no se vulnere dicho derecho al honor han de darse dos requisitos:

1.- Que dicha opinión pueda ser de interés, y hablando acerca de webs, blogs y redes sociales dedicadas a la valoración de espacios comerciales de distintos tipos queda plenamente justificada, ya que el usuario entra en dichas páginas ara informarse al respecto de una manera fundamentada.

2.- Que no se utilicen expresiones injuriosas, entendiendo como tal la definición legal globalmente aceptada que se refiere a “acción o expresión que lesionan la dignidad de otra persona”, en este caso, referente a personas jurídicas.

Con esto quede claro que a pesar de la citada sentencia francesa, sigue existiendo una libertad de expresión en Internet, con límites, igual que pasa en el plano 1.0, pero plenamente utilizable y en especial, al ser utilizada para llevar cabo información, siempre y cuando no menoscaben o falten al respeto al establecimiento, es decir, tu puedes decir que el local estaba muy sucio, y no pasa nada, pero si dices que en el local son unos “Guarros”, pues si que puede pasar😉

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: