Skip to content

Del Derecho al olvido y el TJUE: O como el TJUE nos trolea

14 mayo, 2014

Meses e incluso años de repetir un mantra que decía “El Derecho al Olvido no existe”, de decirlo en charlas, a clientes e incluso a amigos que te preguntaban “más perdidos que el barco del arroz” tras ver una noticia en la televisión acerca de ello no han valido para nada, ya que el TJUE ha decidido cambiar las reglas del juego, si ahora el Derecho al Olvido existe, pero con condiciones, y me explico.

Si nos vamos a la Sentencia del TJUE de 13 de Mayo de 2014, en el asunto C‑131/12, también conocido como AEPD V/S Google (Que todo sea dicho, ni que esto fuera un combate de boxeo o K-1) el alto tribunal ha decidido reconocer al fin (O al principio mejor dicho) el más que cacareado Derecho al Olvido, aunque para ser correctos, lo ha reconocido con matices, que se pueden apreciar en la declaración final de la sentencia que aquí os dejo y paso a explicar:

En virtud de todo lo expuesto, el Tribunal de Justicia (Gran Sala) declara:

1)      El artículo 2, letras b) y d), de la Directiva 95/46/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 24 de octubre de 1995, relativa a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, debe interpretarse en el sentido de que, por un lado, la actividad de un motor de búsqueda, que consiste en hallar información publicada o puesta en Internet por terceros, indexarla de manera automática, almacenarla temporalmente y, por último, ponerla a disposición de los internautas según un orden de preferencia determinado, debe calificarse de «tratamiento de datos personales», en el sentido de dicho artículo 2, letra b), cuando esa información contiene datos personales, y, por otro, el gestor de un motor de búsqueda debe considerarse «responsable» de dicho tratamiento, en el sentido del mencionado artículo 2, letra d).

2)      El artículo 4, apartado 1, letra a), de la Directiva 95/46 debe interpretarse en el sentido de que se lleva a cabo un tratamiento de datos personales en el marco de las actividades de un establecimiento del responsable de dicho tratamiento en territorio de un Estado miembro, en el sentido de dicha disposición, cuando el gestor de un motor de búsqueda crea en el Estado miembro una sucursal o una filial destinada a garantizar la promoción y la venta de espacios publicitarios propuestos por el mencionado motor y cuya actividad se dirige a los habitantes de este Estado miembro.

3)      Los artículos 12, letra b) y 14, párrafo primero, letra a), de la Directiva 95/46 deben interpretarse en el sentido de que, para respetar los derechos que establecen estas disposiciones, siempre que se cumplan realmente los requisitos establecidos en ellos, el gestor de un motor de búsqueda está obligado a eliminar de la lista de resultados obtenida tras una búsqueda efectuada a partir del nombre de una persona vínculos a páginas web, publicadas por terceros y que contienen información relativa a esta persona, también en el supuesto de que este nombre o esta información no se borren previa o simultáneamente de estas páginas web, y, en su caso, aunque la publicación en dichas páginas sea en sí misma lícita.

4)      Los artículos 12, letra b), y 14, párrafo primero, letra a), de la Directiva 95/46 deben interpretarse en el sentido de que, al analizar los requisitos de aplicación de estas disposiciones, se tendrá que examinar, en particular, si el interesado tiene derecho a que la información en cuestión relativa a su persona ya no esté, en la situación actual, vinculada a su nombre por una lista de resultados obtenida tras una búsqueda efectuada a partir de su nombre, sin que la apreciación de la existencia de tal derecho presuponga que la inclusión de la información en cuestión en la lista de resultados cause un perjuicio al interesado. Puesto que éste puede, habida cuenta de los derechos que le reconocen los artículos 7 y 8 de la Carta, solicitar que la información de que se trate ya no se ponga a disposición del público en general mediante su inclusión en tal lista de resultados, estos derechos prevalecen, en principio, no sólo sobre el interés económico del gestor del motor de búsqueda, sino también sobre el interés de dicho público en acceder a la mencionada información en una búsqueda que verse sobre el nombre de esa persona. Sin embargo, tal no sería el caso si resultara, por razones concretas, como el papel desempeñado por el interesado en la vida pública, que la injerencia en sus derechos fundamentales está justificada por el interés preponderante de dicho público en tener, a raíz de esta inclusión, acceso a la información de que se trate.

Para explicar esta sentencia, sigamos con la estructuración que ha hecho el propio tribunal, y veamos cuales son los puntos o matices que se han quedado desde mi punto de vista, por el camino:

1) El primer punto que hace la Sentencia, es considerar que el indexado, entendido como la función de un motor de búsqueda   debe ser considerado como un tratamiento de datos propiamente, algo que no sólo afecta a la propia Google, sino que genera un nuevo concepto jurídico, que si bien muchos ya considerábamos como tal, finalmente ha sido fijado y que afecta a todos los buscadores de Internet, y no sólo a la propia Google (siempre que se cumpla con el resto de requisitos) afectando a otros como Bing o Yahoo.

2) Una vez que sabemos que existe un tratamiento y con las obligaciones que ello mismo deriva, pasamos a ver cuando dicha actividad debe estar sometida al Derecho comunitario, sobre lo que el TJUE indica que así será  “Cuando el gestor de un motor de búsqueda crea en el Estado miembro una sucursal o una filial destinada a garantizar la promoción y la venta de espacios publicitarios propuestos por el mencionado motor y cuya actividad se dirige a los habitantes de este Estado miembro”, es decir, en el caso de Google, le es aplicable porqué tienen una oficina de venta de publicidad en España, y por ello, debe cumplir con la normativa, a pesar de tratarse de dos empresas distintas (Al menos legalmente), pero bien es cierta, que una , no existiría sin la otra así como que derivan de una misma empresa matriz, Google Inc.

Y aquí estriba uno de las apreciaciones que caben en esta sentencia, toda vez que para Google es tan fácil como cerrar esta oficina y delegar todo a Irlanda por ejemplo para saltarse este Derecho al Olvido que ha llevado a cabo el TJUE, y que personalmente, es algo que no veo nada descartable, toda vez, que ya puestos, el TJUE podría haber utilizado otras argumentaciones para que la aplicación fuera más directa y efectiva complementaria y no necesariamente acumulativa al  requisito de la oficina , como por ejemplo, el uso de dominio .es, el uso de servidores en territorio nacional, la dirección efectiva a publico nacional (Como por ejemplo los Doodles que se utilizan para España) o la utilización de idioma entre otros como ya se ha hecho en otros asuntos como en el Caso Pammer , por lo que al menos par mi gusto, se ha quedado un tanto a medio camino con lo que podía haber llevado a cabo.

3) Aclarado ya cuando existe obligación de borrar con carácter subjetivo , la Sentencia entra en valorar, cuando es necesario proceder a dicho borrado, considerando que debe borrarlos aun cuando no se lleve a cabo el borrado por parte de la noticia o información indexada  toda vez que la misma sea lícita, toda vez que la obligación de eliminación surge de cuando la información indexada ya no sea relevante. Y sobre esto hay que hacer al menos un par de apreciaciones:

Por un lado, toca olvidarse (Por enésima vez) de   la seguridad jurídica y todos a pleitear cuando queramos borrar algo de los indexados de los buscadores, porque el alto tribunal europeo se decanta por la doctrina del caso a caso para ver cuando existe y cuando no el derecho al olvido, que creo yo que fijar al menos unos criterios mínimos tampoco debería ser muy complicado, pero bueno, toca conformarse con esto y la consecuencia directa de ello, no podemos entender que exista un Derecho al Olvido absoluto, sino que habrá o no en función del caso, como por ejemplo  en el caso de un famoso, que se podría inferir que nunca tendría derecho al mismo.

Por otro lado, si vemos la redacción que se le ha dado, podemos encontrar un matiz, que no se si seré yo que soy muy mal pensado, o es hilar muy fino, pero que me da que pensar:

Por un lado dice referido a los motores de búsqueda:

un motor de búsqueda está obligado a eliminar de la lista de resultados

Pero por otro dice en referencia a las webs:

también en el supuesto de que este nombre o esta información no se borren previa o simultáneamente de estas páginas web

 

Si bien puede ser una casualidad, el uso de borrado para las webs, y el uso de “eliminar de la lista de resultados” para el buscador, me da a entender que los buscadores no tienen porqué borrar, sino quitar de la lista de resultados, y con esto, se puede dar la posibilidad al buscador de ponerlo en una segunda sección o subsección como hace en el caso de resultados omitidos o enlazarlos a una web determinada donde se almacenaría dicha información, trastocando al completo el conocido como Derecho al Olvido, ya que así cumplirían con lo que la sentencia dicta, pero no permitirían hacer efectivo ese Derecho al Olvido.

4)Por ultimo, la sentencia entra en el ya mencionado apartado del caso a caso que en apartado anterior ya apuntaba, y haciendo especial hincapié en que no se trata de un Derecho absoluto, sino que habrá de verse caso a caso.

 

En conclusión, una sentencia que entiendo correcta y bien fundamentada, que personalmente me ha sorprendido, toda vez que no esperaba que el TJUE tuviese el valor para ir contra uno de los gigantes mundiales de Internet y que aun no tengo claro si es un aviso a navegantes para lo que viene con el nuevo reglamento o es otra coas, pero a la que se le pueden sacar mucha punta y deja preguntas en aire, entre otras cosas aparte de las ya mencionadas, ¿Puede dar lugar a censura?, ¿Puede llegar a limitar el Derecho a la Información? ¿Puede suponer esto una paralización al reglamento nuevo de protección de datos o no es más que un aviso a navegantes apra lo que viene? y un largo etcétera que dejaremos para otro día…..

 

One Comment
  1. Felicidades por el artículo compañero, Un asunto que esta generando mucho interés en el último días, nuestro derecho sobre los datos y la información que google tiene de nosotros , y como ejercitar nuestro derecho al olvido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: