Skip to content

De Geolocalización y Redes Móviles II: Marco Nacional

13 noviembre, 2012

Una vez que ya vimos las fuentes comunitarias , el siguiente paso no debe ser otro que acudir a las fuentes nacionales que regulan la figura de la geolocalización en las redes móviles, para ello debemos hacer un contexto normativo aplicado, de este modo, debemos acudir a la normativa desde una perspectiva doble, por un lado, desde el perfil comercial de la misma, ya sea para los propios operadores como para las aplicaciones móviles que de dichos datos se benefician , a la vez que desde un punto de vista netamente público, es decir, del uso que de dichos datos se viene pudiendo hacer por parte de la administración pública.

Así pasemos a ver la dispersión normativa que viene a regular el fenómeno denominado como georreferenciación.

A)Ley Orgánica de Protección de Datos y Reglamento:

En este sentido, y visto el marco comunitario con anterioridad, la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, es perfectamente aplicable al ámbito al que nos referimos, con las matizaciones ya vistas por parte de la Comisión del Artículo 27, en este sentido, podemos destacar a modo de ejemplo sumamente gráfico, lo recogido por el Título II de la norma de referencia:

 

Art. 4 – Calidad de los Datos:

Artículo plenamente aplicable al caso de la geolocalización, de tal modo que los datos recabados por dicha funcionalidad deben ser adecuados, pertinentes y no excesivos con respecto a su ámbito y finalidad, a la vez que no pueden ser usados con fine incompatibles a los que determinaron su obtención. A su vez, en estos también se aplica el principio de cancelación cuando dejen de ser necesarios (Sin que haya plazo determinado legalmente para ello en la actualidad, así como la necesidad de un almacenamiento que posibilite su cancelación y la prohibición de recogida de dichos datos por medio de fraude, deslealtad o ilicitud.

Art. 5- Derecho de información sobre la recogida de Datos:

El mismo también es perfectamente aplicable al ámbito referenciado, persisitiendo en ellos la necesidad de información con respecto a la existencia del fichero y la identificación con respecto a su titular , la posibilidad de los ejercicios ARCO.

Art. 6- Consentimiento

Al igual que los anteriores, de perfecta aplicación, destacando la necesidad de requisitos superiores como viene a recoger el Grupo del Artículo 27 a los por defectos determinados, así como la posibilidad de la revocación de los mismos, en este caso, como fijo el mismo grupo, con un sistema gratuito y fácil para ello.

Art 9- Necesidad de seguridad en los datos

Art. 10 Obligación de secreto de los datos recogidos por la geolocalización

Art 11 y 12- Plenamente aplicable la prohibición de comunicación de datos a terceros y el acceso por parte de los mismos, salvo la existencia de un consentimiento especialmente informado.

Este esquema, como es lógico, se sigue aplicando a lo largo de la norma, con las precisiones ya indicadas, por lo que sería redundante continuar con su análisis, de ahí que pasemos a una nueva norma del ordenamiento jurídico español.

Si seguimos buceando por la normativa española, por último debemos acudir a dos normas para contemplar, con mayor rigor esta situación, por un lado y especialmente, la Ley 25/2007, de 18 de octubre, de conservación de datos relativos a las comunicaciones electrónicas y a las redes públicas de comunicaciones y por otro lado, pasarlo por el tamiz del Real Decreto 899/2009, de 22 de mayo, por el que se aprueba la carta de derechos del usuario de los servicios de comunicaciones electrónicas.

 

B) Ley 25/2007, de 18 de octubre, de conservación de datos relativos a las comunicaciones electrónicas y a las redes públicas de comunicaciones

Esta norma es, posiblemente, la más importante a nivel de geolocalización, toda vez que viene a determinar cuales son los datos que deben ser almacenados por parte de las operadoras, y aquellos que no pueden serlo, así destacan de la mencionada norma los siguientes artículos:

 

Artículo 1: Objeto de la Ley.

La ley, inicia por determinar su objeto, siendo el mismo “La regulación de la obligación de los operadores de conservar los datos generados o tratados en el marco de la prestación de servicios de comunicaciones electrónicas o de redes públicas de comunicación” es decir contempla los datos que se generen, o que una vez almacenados, sean tratados dentro de la prestación de servicios de comunicación o redes públicas de comunicación, entrando por tanto en dicha definición tanto las propias operadoras como las aplicaciones que a través de las mismas dan dichos servicios,  haciendo hincapié en “que se aplicará a los datos de tráfico y de localización sobre personas físicas y jurídicas y a los datos relacionados necesarios para identificar al abonado o usuario registrado” y fijando la excepción relativa a “contenido de las comunicaciones electrónicas, incluida la información consultada utilizando una red de comunicaciones electrónicas”, es decir define los datos a almacenar a aquellos datos de tráfico (La navegación y uso de la red móvil realizado) y localización (Cédulas a las que se ha conectado), exceptuando el contenido de dicho tráfico (Webs visitadas, búsquedas etc…)

 

Artículo 2. Sujetos obligados.

“Son destinatarios de las obligaciones relativas a la conservación de datos impuestas en esta Ley los operadores que presten servicios de comunicaciones electrónicas disponibles al público o exploten redes públicas de comunicaciones, en los términos establecidos en la Ley 32/2003, de 3 de noviembre, General de Telecomunicaciones.”

Es decir, se refiere en este caso a los sujetos que tienen la obligación de mantener dichos datos almacenados, haciendo referencia para ello a la Ley General de Telecomunicaciones, de donde debemos identificar los conceptos  de prestación de servicios de comunicaciones electrónicas y explotación de redes públicas de comunicaciones. Para ello tenemos que acudir al Anexo II de la mencionada ley donde viene a definir de manera desglosada dichos conceptos:

De esta manera, basándonos en las definiciones proporcionadas por el mencionado Anexo II, podemos entender a que hace referencia la mencionada norma con esos dos conceptos; por un lado, con ”Empresas de prestación servicios de comunicaciones electrónicas disponibles al público” se refiere a cualquier prestadores del servicio de comunicación a través de redes de telecomunicación, es decir, las operadoras (Vodafone, Orange, Movistar e incluso las OMV etc…) mientras que con “exploten redes públicas de comunicaciones” se refiere a la explotación económica de una red que sea de carácter público, dentro del espacio radioeléctrico nacional (Id anterior, con salvedad que las OMV no hacen explotación directa sino mediata, toda vez que no tienen redes propias), en síntesis, son las prestadoras de acceso a telecomunicaciones las obligadas a observar dicha normativa, quedando excluidas en virtud de su definición, las empresas que usando dichos servicios, no hacen explotación directa del mismo (Véanse las aplicaciones móviles por ejemplo).

Desde mi punto de vista, esta definición proporcionada por la ley genera muchas dudas, toda vez que si en un primer momento puede quedar claro el objeto de estas definiciones, nos encontramos con determinados sujetos jurídicos, que pueden o no, según se plantee, entrar en dicha definición, en especial, todas aquellas titulares de aplicaciones móviles, ya que si bien es cierto, que pueden ser susceptibles de prestar servicios de comunicaciones electrónicas disponibles al público, esta actividad la hacen de forma mediata y a través de un operador de telefonía móvil en todo caso, no obstante, a efectos prácticos de lo que nos ocupa, tampoco tiene especial repercusión.

 

Artículo 3. Datos objeto de conservación.

Este artículo viene a contemplar, cuáles son los datos que imperativamente pueden y no pueden almacenar las operadoras en virtud de esta ley, con respecto a geolocalización móvil debemos destacar tres aspectos:

 

Con respecto a identificar el origen de una comunicación, son necesarios tanto el Número de teléfono de llamada como el Nombre y dirección del abonado o usuario registrado.

 

A su vez, son datos necesarios para identificar la localización del equipo de comunicación móvil, es decir, su geolocalización, la etiqueta de localización (identificador de celda) al inicio de la comunicación y los datos que permitan fijar la localización geográfica de la celda, mediante referencia a la etiqueta de localización, durante el período en el que se conservan los datos de las comunicaciones.

Por último, que ningún dato que revele el contenido de la comunicación podrá conservarse en virtud de esta Ley.

 

Artículo 4. Obligación de conservar datos. El artículo 4 viene a fijar la obligación de los operadores para el almacenamiento de los datos  requeridos conforme al Art 3 de esta norma, así como la prohibición de uso de los mismos, salvo en lo contemplado por el Art. 38 de la Ley General de Telecomunicaciones.

En este sentido, me remito a el apartado siguiente del presente documento, donde se procede al análisis de dicho artículo.

 

Artículo 5. Período de conservación de los datos.

El presente artículo prevé el plazo de un año para la conservación de los datos almacenados o tratados en  virtud de esta ley, abriendo la posibilidad a su ampliación o reducción en virtud de desarrollo reglamentario, así como fijar que dicho plazo es siempre sin perjuicio del Art 16.3 de la LOPD.

 

Artículo 6. Normas generales sobre cesión de datos.

Por último y en lo tocante a geolocalización, destacar que estos datos sólo pueden ser cedidos en función a sus fines y a los agentes facultados que se fijan en esta norma.

 

En resumen, esta ley viene a fijar el marco normativo referente a geolocalización desde la perspectiva más pública posible, toda vez que la misma es referida en exclusiva a los datos que las operadoras tienen la obligación de almacenar para ser facilitados a las Administraciones públicas que así lo soliciten de forma justificada, sin que esta regulación sea aplicable a ningún otro ámbito.

 

C) Ley General de Telecomunicaciones:

Esta norma viene a completar el análisis jurídico necesario al panorama nacional, pasando a recoger a través de su Título III, CAPÍTULO III, denominado como “Secreto de las comunicaciones y protección de los datos personales y Derechos y Obligaciones de carácter público vinculados con la redes y servicios de comunicaciones electrónicas” lo relativo a telecomunicaciones y privacidad.

Con respecto a este capítulo tercero, debemos destacar:

 

En primer término, el art. 33 viene a fijar el secreto de las telecomunicaciones con carácter general, aplicable con carácter específico al ámbito de la geolocalización, y por tanto, no difundible a terceros salvo que exista consentimiento del interesado. Este artículo, viene a reforzar lo ya recogido por la Ley 25/2007, con respecto a la interceptación de las comunicaciones en favor de los agentes facultados para solicitarlas, haciendo mención expresa a la geolocalización en su apartado séptimo, como dato a facilitar en el caso de que el mismo esté disponible en función a las características del servicio.

Por su parte, el art 38 viene a contemplar la LOPD con respecto al ámbito de la ley, así viene a fijar en su punto 1, la obligación de protección de datos personales por parte de las operadoras, salvo los casos ya mencionados anteriormente, pasando a recoger en los siguientes apartados los principios generales de protección de datos al ámbito específico de las telecomunicaciones.

El Artículo 38 por su parte viene a regular los derechos de los consumidores y usuarios finales por su parte en lo relativo a telecomunicaciones, destacable en lo referente a geolocalización resulta el derecho a la información, que deberá ser veraz, eficaz, suficiente, transparente, comparable y actualizada, a que se hagan anónimos o se cancelen sus datos de tráfico cuando ya no sean necesarios a los efectos de la transmisión de una comunicación, a que sus datos de tráfico sean utilizados con fines comerciales o para la prestación de servicios de valor añadido únicamente cuando hubieran prestado su consentimiento previo informado para ello. Pero especialmente, el apartado d) del punto tercero de dicho artículo, al tratamiento de sus datos de localización distintos a los datos de tráfico cuando se hayan hecho anónimos o previo su consentimiento informado y únicamente en la medida y por el tiempo necesarios para la prestación, en su caso, de servicios de valor añadido, con conocimiento inequívoco de los datos que vayan a ser sometidos a tratamiento, la finalidad y duración del mismo y el servicio de valor añadido que vaya a ser prestado.

De este modo, este artículo destaca especialmente en la mencionada norma, toda vez que viene a recoger dos de los requisitos fundamentales exigidos por la normativa comunitaria, toda vez que hace mención expresa, por un lado, al consentimiento informado, dotándolo de especial importancia al mismo, a su vez que habilita la posibilidad de tratamiento de datos de geolocalización en dos supuestos, que se hayan hecho anónimos los mismos, o que exista expreso consentimiento para ello.

 

D) Carta de Derechos del Usuario de redes de Telecomunicación

 

Con respecto a esta norma y su vinculación al marco al que nos referimos, poco hay que decir, no obstante, es reseñable que en la misma contemple como un derecho propio del usuario en su artículo 31 f), el derecho a la protección frente al uso de sus datos de localización, que vienen a desglosarse, como ya hemos vista, en la distinta normativa sectorial.

 Con esto, queda más o menos, contemplado de un modo general, el marco normativo aplicable a la geolocalización, sin entrar en las especialidades propias existentes, por ejemplo, en el ámbito del derecho deportivo,  penitenciario o especialmente relevante, la del derecho laboral.

One Comment
  1. No espera leer algo asi aqui sin embargo estoy gratamente agradecido esta vez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: