Skip to content

De Delitos y Redes Sociales: Conocer y actuar contra los mismos

10 marzo, 2012

Que las redes sociales son parte de nuestra vida, es ya algo más que sabido por todos, en la actualidad la llamada vida 2.0 se ha vuelto casi tan importante como la vida 1.0 o presencial y cada vez son más comunes las informaciones con respecto a este mundo. Como es lamentablemente lógico, la importancia de un elemento trae aparejado casi inexorablemente la comisión de delitos asociados al mismo, así, las propias redes sociales se han convertido en una nueva via para la comisión de delitos y empezamos a tener las primeras sentencias en este sentido, a pesar del buen hacer de redes como Tuenti y su colaboración con los distintos cuerpos de policia, la misma en muchos casos se ve impotente ante la avalancha de incidentes, por eso la colaboración entre usuarios y las propias redes sociales, se hace imprescindible, por ello a través de este post voy a tratar de identificar los posibles delitos en redes sociales, y las distintas vias que las propias redes sociales, nos facilitan para denunciarlos.

Los tipos más comunes dentro de las redes sociales son  las injurias, calumnias y amenazas, esto se debe a que por lo general, seguimos pensando que todo vale por Internet, y que lo que pasa en Internet, como si de Las Vegas se tratase, se queda en Internet, y no es así, nuestra responsabilidad sigue siendo la misma ya se ejecuten actos a traves de la propia palabra, ya se hagan a través de las redes sociales, de tal modo que todo vez que  estamos identificados en las redes sociales nuestra responsabilidad se equipara, como norma general, a la de la persona física, así, en pocas fechas hemos tenido más de una sentencia judicial condenando en este sentido, como bien recalcaba el compañero Alex Touriño en su blog.

Pero los posibles delitos a través de redes sociales no quedan ahí, otro de delitos más frecuentes que podemos encontrar es la revelación de secretos, es decir,  la vulneración de la cuenta de un usuario y que a través de la misma, se genere un perjuicio al mismo, por las declaraciones vertidas a través de dicha cuenta, que es como la jurisprudencia ha venido entendiendo este delito en lo referente a redes sociales, tal y como se contempla de forma genérica por el Artículo 197 del Código Penal:

 El que, para descubrir los secretos o vulnerar la intimidad de otro, sin su consentimiento, se apodere de sus papeles, cartas, mensajes de correo electrónico o cualesquiera otros documentos o efectos personales o intercepte sus telecomunicaciones o utilice artificios técnicos de escucha, transmisión, grabación o reproducción del sonido o de la imagen, o de cualquier otra señal de comunicación, será castigado con las penas de prisión de uno a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses.

2. Las mismas penas se impondrán al que, sin estar autorizado, se apodere, utilice o modifique, en perjuicio de tercero, datos reservados de carácter personal o familiar de otro que se hallen registrados en ficheros o soportes informáticos, electrónicos o telemáticos, o en cualquier otro tipo de archivo o registro público o privado. Iguales penas se impondrán a quien, sin estar autorizado, acceda por cualquier medio a los mismos y a quien los altere o utilice en perjuicio del titular de los datos o de un tercero.

Este tipo penal es uno de los más frecuentes, y encontramos reciente jurisprudencia en este sentido, por ejemplo, el Juzgado de lo Penal nº 2 de Pamplona condenaba a un hombre recientemente a 6 meses de prisión y multa de 1.080 euros por desde accediendo desde la identidad de una usuaria de la red Tuenti, cambiar las contraseñas, cambiar la configuración a púbica y subir imagenes de mujeres desnudas al perfil de la afectada. asi, para que este tipo penal se de dentro del ámbito al que nos referimos, es necesario que se den los siguientes elementos:

1-Vulneración de la intimidad del usuario de la red social, que debe existir previamente en la misma, es  decir hacerse pasar por el mismo a través de una cuenta pre existente.

2- Acceso a la cuenta del mismo a través de una interceptación de información, ya sea, por poder acceder a su contraseña,o por que se la “robe” por cualquier medio electrónico.

3- Para el caso del apartado 2 del Art. 197 del C.P., a su vez es necesario, no solo dicho acceso, sino que a su vez se proceda a la modificación de dichos datos, a parte de lo cual, también tendríamos que atenernos a los posibles daños morales que dicha gestión podría dar lugar.

En el caso de que estos elemento no se dieran, desde mi punto de vista, nos encontraríamos en otro tipo penal distinto, la mal conocida como suplantación de identidad, recogido por el Art. 401 del código Penal (suplantación de estado Civil), es decir, que un usuario se haga pasar por otro en cualquiera de las  distintas redes sociales ab initio,  generando un usuario de una persona que no existe en dicha red social, o que si lo hace, lo hace con un nombre distinto al existente, actuación, muy semejante a la anteriormente narrada ,pero que en este caso se distanciaría de la anterior en que no existe una interceptación, por la vía que sea, en el acceso a la cuenta de un usuario previamente registrado.En este sentido, y como muy bien me comenta la compañera Ruth Benito, la jurisprudencia no viene entendiendo la comisión de este delito con la existencia de estos requisitos exclusivamente, sino que requiere a su vez, que se ejercite un Derecho propio de la persona suplantada, obviamente, sin considerar que sea un derecho propio del sujeto tener la posibilidad de ejercer su privacidad y su gestión de lo conocido como vida 2.0 o de su personalidad virtual, circunstancia que espero que en el futuro cambie.

Desafortunadamente, no son los únicos tipos penales a los que las redes sociales pueden dar lugar, así no es extraño encontrar en las mismas distintos tipos de estafas como el Phishing, casos de pornografía infantil en sus distintas variantes del código penal, acoso sexual o incluso delitos contra la propiedad intelectual, es decir, no debemos olvidar que en las redes sociales, salvo los delitos netamente físicos, como las lesiones físicas o el homicidio, los mismos pueden cometerse ya que la jurisprudencia viene entendiendo, muy correctamente desde mi punto de vista, que el usuario de la red social no es mas que una transposición virtual de nuestra personalidad física, por lo que somos responsables de todas aquellas actuaciones que se pueden llevar a cabo a través de la misma, sino, podemos tomar como ejemplo la reciente Sentencia de 17 de Enero 2/2012, donde se condenaba por la Audiencia Nacional en su Sección Primera por un delito de enaltecimiento del terrorismo a través de la red Social Tuenti.

No obstante, en descargo de las propias redes sociales, hemos de indicar que las más conocidas ya tienen mecanismos creados para controlar estas incidencias, así, son especialmente destacables:

Facebook- La red social estadounidense te permite denunciar a un usuario en el caso de que compruebes que está vulnerando alguna norma desde su mismo perfil, siguiendo los pasos que la propia compañía te va facilitando.

Twitter– En el caso de la red social de microblogging, la misma te permite desde su centro de ayuda, denunciar las situaciones que antes hemos comentado, no obstante, dicho formulario, no se encuentra en castellano, a pesar de lo que es fácil de seguir.

Tuenti– En el caso de la red social española por antonomasia, su gestiión de este tipo de cuestiones es más que admirable, así, dentro de su centro de ayuda, tenemos unas FAQ que nos van a permitir fácilmente gestionar este tipo de cuestiones.

Con esto termino los delitos en las redes sociales, tocaría hablar ahora de las cuestiones relativas a la comisión de delitos a través de Internet, pero eso será otro día, porque es un tema que no da para uno, sino para muchos posts…..

7 comentarios
  1. Maria Loza permalink

    Hola Ruben, buen post!!! Una precision unicamente; en el delito juzgado en Pamplona, no hubo suplantacion de identidad (estado civil), solo revelacion de secretos

    • Tienes toda la razón, no quería dar a entender que se le condenaba por dicho delito, sino que habiendo accedido desde esa identidad, había hecho esas acciones, un error de redacción por mi parte que está ya corregido. Muchas gracias María

  2. Brillante artículo Rubén!!! Enhorabuena! Y en relación con lo que comenta María, es que no es tan fácil que se den los requisitos necesarios para entender que nos encontramos ante una (mal llamada) suplantación de identidad, puesto que, entre otras cosas, el infractor tiene que ejercitar derechos propios del “suplantado”. Así lo entendió el Juzgado de Instrucción 4 de Segovia en un caso sucedido aquí, en el que, aunque se consideró que no hubo delito de usurpación del estado civil sí condenó por una falta de vejaciones (http://ruthbenitoabog.wordpress.com/2011/02/23/vejaciones-a-traves-de-la-red-social-tuenti/), condena posteriormente confirmada por la Audiencia Provincial: http://ruthbenitoabog.wordpress.com/2011/05/31/la-audiencia-provincial-lo-confirma/

    Lo dicho Rubén, un post estupendo, que ahora mismo paso a incorporar a mi delicious😉

    • Lo primero gracias por ese comentario, vas a conseguir sacarme los colores😉
      Con respecto a lo segundo, si bien la jurisprudencia un no acaba de entenderlo así, quiero creer por falta de conocimiento de las redes sociales y la escasa importancia que le dan, ya no sólo a estas, sino a prácticamente todo lo relativo a Internet, desde mi punto de vista, el hecho de crearte un perfil en una red social y ejercer tu libertad de expresión a través del mismo si que es un Derecho propio y finalmente (Al menos eso es lo que espero y deseo, más lo segundo que lo primero) a base de que se den más casos como el que comentas, finalmente será así entendido.

  3. Interesante repaso que has hecho sobre los tipos penales en el mundo 2.0!
    Un saludo.

  4. Muchas gracias por el artículo, me ha gustado aunque añadiría varias cosas a este párrafo:

    “No obstante, en descargo de las propias redes sociales, hemos de indicar que las más conocidas ya tienen mecanismos creados para controlar estas incidencias…”

    FaceBook y Twitter dicen tener “mecanismos”, sí, y los tienen, pero aunque se utilicen correctamente por parte del usuario, estas dos redes sociales finalmente NO DENUNCIAN a las autoridades respectivas los casos de pederastia y se limitan, en el mejor de los casos, a eliminar el perfil nada más, por ejemplo. En muchos casos (cientos por no decir miles) los perfiles permanecen con sus vomitivos links, fotos, etc. meses después aún habiendo sido reportados a las redes y denunciados a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad de Estado en sus secciones para delitos telemáticos.

    A modo de ejemplo le dejo este enlace:
    http://bit.ly/wkp54i

    FaceBook y Twitter siguen sin denunciar a las autoridades competentes en cada país cada pederasta detectado y reportado. En ese blog, en http://www.mmadrigal.com puede encontrar toda la info sobre esta situación en la que casi tod@s procuramos mirar para otro lado.

    Muchas gracias y un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: