Skip to content

De Twitter y Suplantación de Identidad: El caso de Santiago Segurola

17 julio, 2012

Aunque casi todo el mundo imagino que sabie quien es, Santiago Segurola es un mítico periodista deportivo, actualmente colaborador de Onda Cero, y que ha escrito y colaborado con gran cantidad de medios de Comunicación. Anoche el mismo, a través de Al primer Toque, programa de Onda Cero, hacía un llamamiento a los usuarios de Twitter con respecto a la aparición de un supuesta cuenta en Twitter con su nombre, que nada tenía que ver con el mencionado periodista, e informaba que iba a proceder a tomar las medidas legales a su amparo, toda vez que desde la misma se estaban comunicando noticias falsas, on un claro perjuicio para su reputación periodística, dando lugar a un interesante (Aunque algo equivocado) debate acerca de los delitos en Internet.

En este sentido, el propio afectado ya tuvo cuenta en Twitter, hasta que , en Diciembre de 201o, la dio de baja por distintas incidencias en la misma.

Nos encontramos con un caso nada frecuente, el supuesto de la suplantación de identidad en una red social, en este caso, Twitter, ante lo que el Código Penal, en principio no está, al menos desde mi punto de vista, preparado. Como ya recoge en un buen artículo el compañero Pablo Fernández Burqueño, el delito de suplantación de identidad no está contemplado en el Código Penal actual, siendo lo más semejante, el tipo recogido en su artículo 401:

El que usurpare el estado civil de otro será castigado con la pena de prisión de seis meses a tres años.

En este sentido, la jurisprudencia viene requiriendo para que se proceda a aplicar este tipo penal los siguientes requisitos:

Por un lado el uso de nombre y apellidos del afectado, a su vez, que exista un caracter continuado en el uso del mismo, y por último y más importante, ejercer algún derecho inherente a esa persona, como muy bien ejemplifica en el siguiente parrafo la Sentencia de  de 15 de Junio de 2009  del Tribunal Supremo (Rec. 1721/2008; S. 2.ª).

“no basta con usar un nombre y apellidos de otra persona, sino que es necesario hacer algo que solo puede hacer esa persona por las facultades, derechos u obligaciones que a ella solo corresponden; como puede ser el obrar como si uno fuera otro para cobrar un dinero que es de este, o actuar en una reclamación judicial haciéndose pasar por otra persona, o simular ser la viuda de alguien para ejercitar un derecho en tal condición, o por aproximarnos al caso presente, hacerse pasar por un determinado periodista para publicar algún artículo o intervenir en un medio de comunicación…”

En este sentido, la jurisprudencia a fecha de hoy, viene entendiendo que el uso de las redes sociales, dado que no queda acreditada la identidad del usuario por medio alguno, no supone una usurpación del estado civil, cuestión más que discutible, pero que en este caso, no voy a discutir.

No obstante, y entrando en el caso que nos ocupa, cabría plantearlo por una vía distinta, a través de la profesión del “Usurpado”.

Ya que, si bien Twitter no es medio de comunicación, “A la antigua usanza”, en la actualidad es y debe ser considerado como tal, así como que a pesar de que , como indico, no es un medio de comunicación tradicional, la repercusión a la hora de dar noticias realizándolo desde la mencionada cuenta falsa, hace que la repercusión y credibilidad de la misma, se multiplique exponencialmente, de tal modo, que este supuesto, bajo mi punto de vista, encuadraría a la perfección con lo requerido por la última jurisprudencia del del Tribunal Supremo, para ser entendido como una suplantación del Estado Civil, así como, abriría un interesante campo de posibilidades.

 

PD: Actualmente, la cuenta que suplantaba la identidad ya ha sido clausurada, de ahí que no enlace o ponga imágenes de la misma

About these ads
6 comentarios
  1. No tengo muy claro que haya un tipo penal en el que sea encuadrable.

    Lo que dice el Supremo, en otras sentencias, como requisito del delito es que:

    “…es indispensable la intención de usar de los derechos y acciones de la persona suplantada”

    Creo que tiene más que ver con la realización de actuaciones con caracter jurídico que con el uso de un perfil, de hecho, en la propia sentencia que citas se absuelve por no darse este caracter.

    hay otra interpretación, que es la que hizo un juzgado de Gipuzkoa, (al parecer en una conformidad) al considerarlo falsedad en documento mercantil (con la que tampoco estoy de acuerdo, pero es otra aproximación)…

    de cualquier manera, muy interesante.

    Un saludo

    • En ese sentido, estoy de acuerdo, pero entiendo que al hacerse con un perfil de un periodista público y notorio, está tratando de hacer uso de esa credibilidad y notoriedad a la hora de dar noticias, que puede considerarse como un derecho adquirido por el perjudicado en este caso, no obstante, me temo que aunque yo entienda eso, al ser en una red social y no un medio de comunicación tradicional, no lo van a entender así los tribunales, aunque, cosas más raras hemos visto.

  2. JL. permalink

    Coincido con David en que esta tipo de conductas tienen difícil encaje penal. Particularmente creo que encajan más en la LO 1/82. En cualquier caso estaríamos más en el ámbito de la injuria (menoscabo de fama o dignidad) como falta o delito según el caso.

    Saludos.

    • Creo que no me he expresado muy bien en el post, lo que intento es buscar un encuadre por alguna via para este tipo penal, viendolo desde el derecho generado por la profesión del perjudicado. No obstante, tienes toda la razón, en este caso, finalmente, se tratará de una injuria, más la indemnización pertinente. Muchas gracias a ambos por comentar, así da gusto escribir, aunque sea para que me lleveis la contraria ;)

  3. La legislación no es que esté obsoleta es que esta atrasadísima respecto a las realidades.
    Supongo que mientras tengamos políticos a los que solo les interesa internet para la campaña electoral no evolucionaremos.

  4. Kikokeko permalink

    Disculpen que reflote un tema tan antiguo, he llegado hasta él “googleando”. No soy un profesional del sector jurídico, lo que dejaré en evidencia en mis comentarios, pero tengo cierta experiencia profesional con las Redes Sociales.

    En Twitter y en relación con las supuestas cuentas de personajes famosos, se pueden dar dos circunstancias:

    - Que se trate de un intento real de suplantación.
    Pueden tener como objeto desde hacer una “trastada”, como generar mensajes polémicos (trolling) sin otro interés que el acto de la “”broma” en si misma, o pueden existir un intererses cuantificables: obtener el mayor número de seguidores (followers) con el fin de promocionar otras cuentas haciéndoles referencias, una actividad por la que existe un interés comercial y unos beneficios tangibles.

    - Que se trate de cuentas falsas (fake) que no ocultan su intención de serlas.
    Estas generalmente tienen carácter de parodia y en muchas ocasiones son más interesantes que las cuentas reales :)

    Es posible que la jurisprudencia española se esté quedando atrasada en conceptos que afectan a las Redes Sociales, pero realmente es el concepto de las leyes en general el que está desfasado, ya que se suelen enfocar en un marco geográfico y local cuando el contexto de las Redes Sociales es universal.

    En esencia Twitter es una empresa privada, que ofrece un servicio bajo sus condiciones y que no necesariamente tienen que estar amparados por las leyes españolas.

    Para atajar esta situación, el mismo Twitter ofrece la posibilidad de que cualquier empresa o persona con trascendencia pública identifique su identidad, pasando su cuenta a tener un distintivo de “oficial” que figurará en su perfil junto a su nombre de usuario.

    Así pues, se da la circunstancia de que conociendo la mecánica de un servicio con condiciones que deben ser aceptadas para disfrutar del mismo, no debe haber lugar a error en la interpretación de la propiedad de las cuentas, en todo caso, si lo hay, es producto del desconocimiento de las condiciones previamente comentadas.

    La inmensa mayoría de las veces en las que nos enfrentamos con estas cuestiones, estás son más producto de desconocimiento del medio, que de una cuestión real de protección de identidades.

    Muchas gracias.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 28 seguidores

%d personas les gusta esto: